Un Concesionario debe ser ahora Digital, pero también: Más Humano

Mientras más digitalizado está el mundo, más se necesita humanizar las relaciones que mantienen las personas, ya que los humanos somos seres sociales por naturaleza. Los clientes actuales necesitan personalizar y poner cara a las marcas, quieren y necesitan sentirse escuchados por personas, quieren sentirse importantes y les gusta que los llamen por su nombre, como también, poner nombre y rostro al profesional que los atiende, asesora y ayuda en sus decisiones de compra.

 

Por lo tanto, los profesionales necesitan de la tecnología para evolucionar y conseguir estar en el mismo lugar donde ahora se encuentran sus clientes, necesitan herramientas con una curva de aprendizaje rápida, que les faciliten ese acompañamiento al cliente durante todo el viaje de compra a través de los distintos canales digitales, creando relaciones y ganando la confianza de estos, sin que el uso de la tecnología les complique su día a día ni les ocupe más tiempo del necesario para entablar las tan necesarias relaciones con los potenciales clientes que necesiten asesoramiento y ayuda, indistintamente lo pidan a través de entornos digitales o físicos.

La mayoría de las veces se comienza a construir e intentar evolucionar desde el tejado (la tecnología), y no desde los cimientos (las personas).

Los profesionales del concesionario se encuentran cada día con más obstáculos para llegar al lugar donde se encuentran actualmente sus clientes, dado que el concesionario y el proceso de ventas instaurado desde hace décadas se ideó para vender en las propias instalaciones, y en la actualidad, en pleno siglo XXI, ese enfoque tiene que evolucionar, ya que la exposición actual debe ser configurada como el lugar donde se cierran las ventas, y no donde se originan.

Una de las barreras que impiden evolucionar a los profesionales del concesionario y acompañar durante el proceso de compra al consumidor atendiendo a sus nuevos hábitos, es que la mayoría de las veces se comienza a construir e intentar evolucionar desde el tejado (la tecnología), y no desde los cimientos (las personas); si no se trabaja con herramientas que fomenten la integración de los profesionales al nuevo tipo de mercado digital y en optimizar los procesos dentro de las organizaciones, tan solo tendremos la tecnología a nuestro alcance, pero no se sabrá ni comprenderá el qué se debe hacer con ella.

Con las herramientas que pone al alcance de las empresas y marcas Trikomer, se permite de un modo sencillo poner rostro a los verdaderos promotores de experiencias, como son los profesionales que forman los equipos dentro del concesionario, a la vez que también facilita la presencia de estos en todos y cada uno de los puntos de contacto posibles por donde pasarán los potenciales clientes durante el viaje de compra, facilitando la construcción de relaciones con los potenciales clientes y consiguiendo una experiencia única y diferenciadora respecto a los nuevos actores que entran al sector de la distribución con unos modelos de venta 100% digitales.

 

Cada día el mundo está más digitalizado, y si algo hemos aprendido en Trikomer, es que lo digital enfocado de una manera coherente humaniza, a la misma vez que las empresas están siendo deshumanizadas por la tecnología, en Trikomer nos hemos propuesto darle la vuelta al enfoque tradicional y potenciar las capacidades humanas dentro de las empresas, sabiendo que los canales digitales serán cada vez más relevantes, e ignorarlos hará que los profesionales que no sean digitales sean ignorados. Por ello, Trikomer permite que cada persona, indistintamente del puesto/cargo que ocupe en la empresa, pueda ser protagonista de la extensión de la misma a lo online, potenciando el alcance y el valor de lo humano en las relaciones que se mantienen con los clientes y potenciales clientes, independientemente del canal por el que se creen y desarrollen.

 

¿LISTO PARA HUMANIZAR EL CONTEXTO DIGITAL DE TU MARCA Y CONCESIONARIO? SOLICITA GRATIS UNA PRUEBA DE TRIKOMER AHORA